Respiración y Soplo

Es de suma importancia que los niños aprendan a realizar una buena respiración. De esta manera se evitarían posiblemente muchas patologías que surgen después como afonías, rinolalias, etc.

A su vez, el soplo está ligado a la respiración y es importante que los niños aprendan a controlar la dirección y la fuerza del soplo para articular correctamente los distintos fonemas.

EJERCICIOS DE RESPIRACIÓN:

–  Vivenciar la propia nariz y la de otras personas (tocarse la nariz, poner un gomet, saludarse con la nariz, etc).

–  Vivenciar la función respiratoria de la nariz (inspirar aire por la nariz y con la boca cerrada y espirarlo muy despacito encima de un espejo para observar si se empaña).

–  Aprender a sonarse la nariz: nos sentamos frente al niño y ponemos una bola de algodón o plumas sobre la mesa. Después inspiramos profundamente y poniendo la mano sobre la boca, soplamos aire por la nariz intentando mover la bola.

–  Ejercicios para aumentar la inspiración: oler un frasco de colonia e imaginar que huele bien o mal para poner muecas. Inspirar por una fosa nasal, luego por la otra y luego por las dos a la vez.

–  Ejercicios para aumentar la espiración: soplar trozos de papel, hacer pompas, etc.

 

EJERCICIOS DE SOPLO:

–   Pegarle en la frente, mediante papel adhesivo, una tira que le llegue a la altura de la boca, pidiéndole que la levante mediante el soplo y la mantenga así unos segundos.

–  Ejercicios con una vela, en diferentes posiciones, más cerca o más lejos, pero procurando que el niño no la apague rápido, sino que inspire y espire sin apagarla. Otro ejercicio sería jugar a ver quién apaga la vela antes, colocándola en diferentes posiciones; cuanto más alejada esté la vela, mayor será la capacidad pulmonar exigida al niño.

–  Jugar con objetos como matasuegras, molinillos, trompetas, silbatos, etc.

–  Soplar pelotas de ping-pong o canicas pequeñas. Con una pequeña portería de fútbol para que el niño intente marcar un gol.

–   Ejercicios con pajitas: traspasar agua u otro líquido de un vaso a otro; chupar agua, retenerla en la boca y echar en forma de escopeta; reunir papelillos aspirando; trazar caminos mediante pajitas y soplar trocitos de papel a través de ellas.

 

Motivar la lectura

Pocos niñ@s muestran un interés innato por la lectura en sus primeros años de escolarización. Su mundo de imágenes y fantasía encuentra poco atractivo en la lectura de textos escritos. Debemos ser pacientes e ir incorporando estos aspectos a la acción de leer para que, poco a poco, el niñ@ se vaya vinculando de forma progresiva.

Es importante crear desde la más temprana edad (4-5-6 años) una sensación agradable y  compartida en el hecho de leer, narrándoles cuentos con imágenes atractivas, concediendo importancia a sus progresos e intenciones espontáneas de comprender los mensajes escritos, hablando con ellos acerca de lo leído y dejando correr la imaginación…

A partir de los 6 años, con la lecto-escritura educada y aprendida desde la escuela es importante crear un buen hábito lector, con un espacio dedicado a ello, siendo nosotros modelo de conducta (aunque esto no es imprescindible ni determinante porque cada niño tendrá más o menos desarrollada su habilidad y facilidad para procesar y entender los mensajes escritos más allá de nuestra intención) y acompañándoles a un mundo de descubrimientos a través de los libros que les lleven a querer saber más y compartir estas nuevas vivencias con los demás, más allá de los contenidos escolares.

Los acompañaremos en esta experiencia asistiendo a actividades donde la palabra sea importante (teatro infantil, cuentacuentos, bibliotecas con actividades adaptadas a su edad…) y no dejaremos escapar la oportunidad de crear un espacio y un tiempo que invite, estimule y guie a nuestros alumnos e hijos a través de los libros hacia un mundo más rico, sosegado y permanente.

–        Rico porque a través de la lectura bien seleccionada accederán a conocimientos bien desarrollados, mundos de fantasía y llenos de valores educativos y además desarrollarán sin darse cuenta sus competencias de aprendizaje al servicio de un buen rendimiento académico (comprensión lectora, estructuración del pensamiento, expresión escrita, riqueza de vocabulario…).

–        Sosegado porque estimularemos un tipo diferente de ocio, basado en la pausa, la comunicación y el placer de compartir descubrimientos. Y dándoles a conocer el encanto de una actividad cargada de liturgia y sorpresas. Desde su mundo y sus intereses, pero sin perder la esencia y la magia que la lectura proporciona. Necesitan correr, jugar explorar…pero también imaginar, dejarse llevar por lo que otros cuentan, pararse a pensar por su cuenta…

–        Permanente porque en tiempos de espacios virtuales, comunicación vertiginosa y acumulación de acontecimientos, un libro,  es un lugar donde estar largo tiempo y al que siempre podemos regresar. En verdad es una experiencia sensorial e intelectual única que debemos ofrecer a nuestros chicos desde la perspectiva lúdica y creativa que su edad demanda. Pero sabiendo que esa “corporeidad” del libro tiene una fuerza que ningún otro soporte puede igualar.

Desterremos la simplista idea de que leer es aburrido y ofrezcamos nuestro tiempo e ideas para acercar a nuestros chicos, en la edad idónea, a uno de los mayores placeres y desarrollos personales que el hombre ha descubierto, sin renunciar a todo lo que nuestros tiempos nos ofrecen…

Os facilitamos algún “truco” más para ir ganando poco a poco el interés de los pequeños lectores más reticentes, cuyas mayores habilidades están en otros campos no verbales (viso-espaciales, cinéticas, sociales, manipulativas, musicales…) pero que buscando estrategias que incluyan sus fortalezas en el acto de leer también pueden encontrar  un auténtico placer en ello.

  • Lectura compartida e inventar finales alternativos. Leer por párrafos alternativamente y escribir un final alternativo antes de acabar la lectura (para los más fantasiosos, los más impacientes…).
  • La lectura con errores: Leer una vez el texto en voz baja y después volverlo a leer en voz alta con errores que el niño debe detectar (los que les cuesta sostener la atención durante mucho tiempo).
  • Averiguar de qué va la lectura por las ilustraciones. Fijarse primero en los dibujos e inventar una historia a ver si coincide después en algo con la que se leerá (los que se ven más atraídos por el mundo visual).
  • Visionado de películas con subtítulos. Cada vez más, los niñ@s son capaces de dividir su atención en una pantalla y leer a la vez que procesan las imágenes. Es una buena forma de animarlos a seguir un argumento por escrito (igual que en el punto anterior)
  • Jugar al “diccionario loco” en familia (+7). Buscar la definición de una palabra y luego inventar otras nuevas y ponerlas en una bolsa hasta que se averigua el verdadero significado.(necesitan manipular y estar en acción para descubrir el lenguaje)
  • Buscar temas en el periódico y contar a la familia (+7). Asignar o realizar una lista de contenidos que se repartirán entre la familia y luego se deberán exponer.(para los más sociales y curiosos)
  • Crear su propio libro de noticias. Con un tema favorito, un personaje…buscar noticias, recortarlas y pegarlas en un libro personal que se podrá leer en público o de manera privada de vez en cuando.(para los que tienen gustos más particulares, deportivos, musicales, artísticos…desde la manipulación de los elementos hacia la lectura)
  • Momentos de lectura común: Crear un espacio y un tiempo a la semana donde leer en común  y compartir posteriormente lo leído (ajustar el tiempo según la edad, para los menos motivados)

Si en edades tempranas se siembran estos hábitos divertidos y estimulantes, aunque luego pasen un periodo donde parezca abandonarlos (en la primera adolescencia es tal la vorágine interna y externa de ideas, inquietudes y emociones que les es muy difícil mantener la concentración en la lectura de forma prolongada), posteriormente volverán a retomarlo con más fuerza y profundidad.

Elena y César

 

 

Orientación online

Hola chicas y chicos de Secundaria, como sabemos y entendemos que estáis en un momento importante  para empezar a plantearos   vuestro futuro profesional,  os proponemos que exploréis esta web http://orienta.cepymearagon.es/

Se trata de un servicio gratuito online dirigido a vosotros, los alumnos mayores, creado para facilitaros  la decisión de  vuestra  trayectoria formativa y profesional.

A través de esta página, que forma parte del programa Orienta de Ibercaja vais a descubrir: cuestionarios de Intereses  Profesionales algo más sencillos que los que hacemos en el colegio, itinerarios educativos, información actualizada sobre estudios: formación profesional, universidad, enseñanzas artísticas, deportivas…

Con todos estos recursos completaremos el proceso de toma de decisiones que estáis desarrollando y que personalizareis con el Departamento de Orientación del colegio para diseñar vuestro propio itinerario formativo.

Esperamos que os resulte interesante y os pueda ser de ayuda. Además de eso, por supuesto os invitamos a contactar con nosotros para aclarar todas las dudas que os vayan surgiendo.